miércoles, 6 de abril de 2011

Flambeau

Me interesan los submundos, los pasadizos. Por eso me cautiva este lado del Mardi Gras de Nueva Orleáns. Es un lado oscuro y como toda oscuridad su labor es el camuflaje, lo invisible. Los flambeau, usualmente personas de la calle, se ganan la vida desfilando junto a las carrozas con estas candelas. Se supone que deben calentar a los espectadores. Es una parte del absurdo de esta tradición y acentúa el tono pantagruélico del carnaval. Sentí empatía por estos hombres que esperaban su turno. Después de hacer la foto me fui a casa. La contemplación deja de ser festiva ante estos rostros de Sísifos resignados.

No hay comentarios.: