jueves, 24 de marzo de 2011

Notas sobre la belleza


Apuntes escritos en el tren vía Salamanca

Este paisaje hace que cuestione la belleza.

¿Qué pasa cuando nos encontramos frente a algo bello? Parece incitar, e incluso requerir, el acto de la réplica.

Wittgenstein dice que cuando el ojo ve algo bello, la mano quiere dibujarlo.

¿Quién juzga la belleza? ¿Somos lo suficientemente justos con ella? El bagaje de nuestra formación y lo que haya pasado frente a nuestros ojos la censura o la enaltece.

La belleza se entiende con el azar.

El tiempo no hace predecible la belleza, pues la materia reacciona diferente.

La belleza cree en la resurrección (recuerdo una fotografía hermosa: un árbol creciendo vorazmente sobre la tumba de un niño).

¿Quién somos sino otro punto en el abarrotado mapa de las constelaciones?

Nuestro fin es colmar el vacío.

La belleza es plenitud y frontera.

Vamos hacia la nieve, a ser absorbidos.

Debemos enfrentar la belleza sin desestimar un graffiti en una pared nevada. Lo blanco impuesto por la naturaleza y el aerosol furioso de la urbanidad.

La belleza se alimenta de la transgresión.

(Este es uno de los más bellos viajes en tren que he hecho.)

El hombre nunca se cansará de preguntarse, ante la naturaleza, quién soy y a quién obedezco.

(Todo lo de arriba: un inmenso inciso. La belleza trae copias consigo y por eso la necesidad de fotografiarla, escribirla y repetirla, como han repetido este paisaje una y otra vez hasta que el ensayo reconstruye su objetivo, convirtiéndose en una secuencia de montañas, árboles, lagos.)

Un evento visual puede reproducirse en el espectro de las texturas (así como ver un rostro bello incita la mano a tocarlo). San Agustín dice que cuando toca algo suave empieza a pensar en la música y en Dios.

Lo bueno de no saber cuánto dura el viaje es que cada segundo tiene el sabor del arribo.

5 comentarios:

NESTOR MENDOZA dijo...

"La belleza cree en la resurrección (recuerdo una fotografía hermosa: un árbol creciendo vorazmente sobre la tumba de un niño." Sí, la belleza es relativa, cada ojo tiene su modo particular de captarla. Sólo nos queda callar ante lo bello, y no cuestionarlo.

Muy buena entrada.

Verónica Cento dijo...

Muy buena reflexión sobre la belleza. Hay varias con las que he comulgado. Bravísimo, Natasha.

Miguel Cobo dijo...

La belleza está en cuanto has escrito: Paradigma y sintagma.

Mariale divagando dijo...

Qué gran regalo es percibir la belleza de esa forma y ponerla en palabras!

Natasha Tiniacos dijo...

Gracias a todos por sus comentarios. Los digiero con los días. Creo que retomaremos el tema pronto. Nos dedicamos a la contemplación, no podemos evitar merodear en torno a la belleza.